• 03 OCT 16
    • 0
    Ir a terapia.

    Ir a terapia.

    Hay un actor Mejicano que dice una frase que a mi me gusta mucho “Ir a terapia es canasta básica; Huevos leche y terapia, muchos huevos para ir a terapia” Odin Dupeyron. Y creo firmemente en esto, mucha gente necesita ayuda para realmente VIVIR su vida, y no dedicarse únicamente a sobrevivir o hacer “lo que sigue”, lo que nos toca.

    Canasta básica de la vida: Huevos, leche y terapia, con muchos huevos para ir a terapia.

    Canasta básica de la vida: Huevos, leche, terapia.

    Sin embargo ir a terapia parece que nos cuesta mucho, y no me refiero solo a lo económico, me refiero a que ir a terapia significa asumir que necesitamos ayuda para poder afrontar algunas de nuestras dificultas o de nuestros problemas, y esto para algunas personas significa asumir que “son débiles”. Nos olvidamos que somos seres sociales y que desde que el ser humano existe hemos vivido en sociedad, sin la ayuda de nuestro grupo no hubiéramos sobrevivido en la tierra. A mi forma de ver, ir a terapia es una forma de valentía y fortaleza que solo he visto en mis pacientes.

    Pero… ¿qué es lo que nos impide poder empezar una terapia?

    Desconocimiento: La mayoría de las personas no saben qué es lo que realmente te hace en una terapia, y como consecuencia se muestran a regañadientes para pedir cita. A veces, incluso, creen que no les podremos ayudar con su problema. Pinchar aquí para ver qué se hace en una terapia.

    Miedo a estar loco/a: Aún estando en el siglo XXI hay mucha gente que cree que ir al psicólogo significa estar loco, o que le vamos a descubrir una enfermedad mental y que por ello van a tener que estar en psicólogos y psiquiatras toda la vida.

    Miedo al Cambio: En España tenemos este viejo refrán “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer“, la base de este refrán está en el miedo a lo desconocido porque lo que no conocemos nos resulta muy inseguro y amenazante. Por esto muchas personas aprenden a convivir con sus problemas emocionales, pensando que lo que les pasa es lo normal y que forma parte de la vida. Pero esto no tiene porqué ser así, las cosas pueden cambiar para mejor y una terapia te puede ayudar.

    Bajo mi punto de vista, creo que ir a terapia es realmente enriquecedor, puedes superar problemas con los que creías tenías que convivir con ellos, puedes conocerte profundamente y entender por qué haces lo que haces si realmente quieres seguir haciéndolo, además te da fuerzas para luchar por aquello que quieres.

    Si te ha gustado... comparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply
Si te ha gustado... comparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn